Top Peliculas Juego de tronos Temporada 7

Chef
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...

Calificacion 6,0
Género:

Comedia

País: USA
Duración: 115 min.
Año: 2014
Director: Jon Favreau
Reparto:
Jon Favreau, Sofía Vergara, John Leguizamo, Scarlett Johansson, Oliver Platt, Bobby Cannavale, Dustin Hoffman, Robert Downey Jr., Amy Sedaris, Garry Shandling, Emjay Anthony, Minn Vo, Teebone Mitchell, Maria F. Blanco, Julian Graham

Castellano Trailer

Chef

Carl Casper (Jon Favreau), un chef que pierde su trabajo por negarse a aceptar las exigencias del propietario (Dustin Hoffman), emprende un proyecto de venta de comida en un camión junto a su ex mujer (Sofia Vergara) y su mejor amigo (John Leguizamo). Al mismo tiempo, también intentará unir de nuevo a su familia. Chef

Critica:

Tras una larga temporada a la sombra del blockbuster, donde entre otras cosas se encargó de reenganchar tanto a crítica como a público al universo Marvel con sus dos notables entregas de la saga ‘Iron Man’ (2008 & 2010), Jon Favreau se aleja (aparentemente) del circuito comercial para rodar una cinta que pretende emular las maneras del cine independiente estadounidense, pero recurriendo a modos, atajos y moralejas de gran estudio corporativo que sabe a ciencia cierta lo que espera el gran público de una historia inspiradora como la que aquí se narra. Su ‘Chef’ (2014) (o ‘#Chef’, como se puede observar también en otros medios) es una película mucho más pensada que sentida, más de diseño que parida desde las entrañas, pero el oficio humorístico y la pericia narrativa de Favreau salvan de la quema a una película que, pese a todo, cae irremediablemente simpática.

La historia no es otra que la de un talentoso pero maniatado chef de cocina, divorciado y disperso como padre para más inri, que termina por ser despedido del prestigioso restaurante en el que trabaja. Una vez ha tocado fondo, tratará de resurgir de sus cenizas a través de un negocio de venta ambulante de comida rápida. Es fácil adivinar lo que se encontrará el espectador: redención profesional y familiar y la fructuosa búsqueda del sueño americano. Nada nuevo bajo el sol y ni un ápice de riesgo narrativo, formal o moral. Todo sigue estrictamente el manual del éxito del buen norteamericano, pero es de agradecer que, durante la mayor parte del metraje, su director no pretenda inculcarnos a machamartillo esa idea sino, simplemente, hacernos pasar un rato divertido. El espíritu lúdico del film no se eleva más allá de la comicidad funcional de película veraniega, pero logra que el respetable no sea duro (ni exigente) con ella y se deje llevar por la música, los olores y colores, y los ágiles diálogos que, sobre todo en su tramo inicial, ofrecen dinámicas conversaciones e ingeniosas réplicas. La nula inspiración que Favreau aporta tras las cámaras la compensa con su escritura y, sobre todo, con su indudable carisma, que en esta cinta explota como pocas veces hemos visto en pantalla. Es él el one man show que aporta, junto a un chisposo y recurrente John Leguizamo, la principal ración de ingenio del menú que propone el otrora director de ‘Elf’ (2003) o ‘Zhatura, una aventura espacial’ (2005). Por otro lado, cameos como los de Dustin Hoffman o Robert Downey Jr. obligan a paladear cada una de sus palabras, mientras que Sofia Vergara no merece apenas una mención positiva, convertida, junto a Scarlett Johansson, en mujer florero e improbable amante del personaje que interpreta Jon Favreau. Casi como anécdota, parece más una broma (in)voluntaria que un apunte dramático serio el hecho de verle rodeado (y deseado) por dos de las mujeres más explosivas del planeta.

En contraposición a su tópico y predecible viaje de reconciliación familiar y creativa, que cabe decir posee una duración desmesurada y una narrativa mecánica que se torna en repetitiva desde la hora de metraje, Favreau incorpora de manera inteligente las redes sociales a su discurso, tanto narrativo y visual como ético, y opina con certeza sobre el buen o mal uso que de ellas puede hacerse. No es que sea un dechado de hondura ni mucho menos, pero es lo único que aporta algo de auténtica frescura a su sobada historia de caída y resurgimiento. Por otro lado, su vertiente dramática funciona sólo a medias en la medida en que uno empieza a temer lo previsible del conjunto, pero la sencilla empatía que despiertan sus personajes principales consigue que, llegado un clímax emocional que no desvelaré, a uno le importe al menos un poquito lo que presencia.

Para ir concluyendo, mencionar que su atropellado, brusco final sirve para explicar de manera diáfana lo que chirría del conjunto: su oda a toda costa al sueño americano y a la familia unida, bisagras principales de un mensaje conservador que hiede a rancio entre tanta alegría. No es la claudicación de un estilo, porque Favreau nunca ha sido un autor, pero supone quizá el auto-engaño de quien se cree que está ofreciendo un menú de alta cocina cuando su propuesta está mucho más cerca de la comida rápida, que llena pero no alimenta.

¿Hola? Nos podrias regalar un "Me gusta"