Top Peliculas Juego de tronos Temporada 7

La religiosa
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...

Calificacion 6,0
Género:

Drama

País: Francia
Duración: 100 min.
Año: 2013
Director: Guillaume Nicloux
Reparto:
Pauline Etienne, Isabelle Huppert, Louise Bourgoin, Martina Gedeck, Françoise Lebrun, Agathe Bonitzer, Alice de Lencquesaing, Gilles Cohen, Marc Barbé, François Négret, Lou Castel, Nicolas Jouhet, Pascal Bongard, Pierre Nisse, Fabrizio Rongione

Castellano Trailer

La religiosa

La religieuse

Siglo XVIII. Suzanne, una chica de 16 años, es forzada por su familia a entrar en una orden religiosa, aunque ella aspiraba a vivir en “el mundo”. En el convento, se enfrenta a la arbitraria autoridad de la madre superiora. Gracias a su pasión y a su fuerza resistirá el rigor de la disciplina religiosa, pero no dejará de luchar para recuperar la ansiada libertad. La religiosa

Critica:

Didier Diderot escribió en el siglo XVIII La religiosa, inspirándose en personajes reales para realizar la novela. Simonin está basado en Marguerite Delamarre, una joven que fue enviada a un convento a la edad de tres años. Tras muchos intentos desesperados de abandonar esa vida, y a pesar de recurrir a todas las instancias civiles y eclesiásticas, murió sin conocer la libertad. Este caso afectó profundamente al escritor, ya que fue el marqués de Croismare, amigo suyo, el que estuvo ayudando a la monja. La novela está narrada en primera persona y cuenta el calvario que vivió Suzanne Simonin en los distintos monasterios en los que estuvo recluida. Diderot no llegó a ver la obra publicada, que causó mucha controversia, al morir casi diez años antes de su salida comercial. En 1966, Jacques Rivette llevó al cine la historia con la cara más visible de la Nouvelle Vague, Anna Karina, como protagonista. El film compitió por la Palma de Oro en Cannes ese año pero no consiguió ningún premio.

Contada a modo de flashblack, la película comienza con un diálogo entre el Marqués de Croismare, barón de Lasson, y su hijo Nicolás, que acaba de volver de viaje. Tras unas escenas, donde se muestra la salud debilitada del padre, Nicolás descubre un manuscrito llamado “MEMORIAS DE SUZANNE SIMONIN”. Intrigado, se pone a leerlo dando paso al comienzo de la historia. La joven Suzanne vive aparentemente en una familia acomodada, que se mueve en círculos aristocráticos. Siendo la menor de las hermanas, vive obedeciendo a todos lo miembros y haciendo lo que le piden, pero no puede frenar lo que otros sienten por ella. Y es que un joven se ha enamorado de Suzanne, haciendo que una de sus hermanas se encierre en su cuarto llena de tristeza. Tras una charla con su madre, Simonin confiesa que no tiene ningún interés en él y que su único amor es Jesús. Como relata la Voz en off que nos acompaña durante todo el viaje, y que pertenece a la protagonista, este diálogo pudo suponer la “nota equivocada que selló mi destino”; pues cayó en su propia trampa al afirmar ser devota de Dios. Llevada a un monasterio del mismo modo que un niño hoy es llevado a un internado, tiene la esperanza que la saquen de allí una vez que sus hermanas se hayan casado. Lamentablemente esto solo supondrá el inicio de una pesadilla que tuvo que vivir. A pesar de que la Madre Superiora inicial la cuida y la hace ver el lado bueno de la vida monacal; la muerte de esta y la entrada en escena de la nueva jefa, será la que convierta un tranquilo convento en un infierno. En ese momento es cuando Suzanne decide rechazar los votos y vivir en una cárcel mientras sus “hermanas” la castigan y maltratan psicológicamente a la espera que desde Roma acepten su liberación.

La religiosa se sitúa entre el debate moderno y el retrato de la sociedad del siglo XVIII. Trata temas actuales y que tenemos muy cerca por acontecimientos recientes. Este es el caso del fanatismo religioso, la homosexualidad y el intento de abusos sexuales, que salpican directamente a las altas esferas representadas en este caso por las tres Madres Superiores que encontramos en la película. Así pues, Suzanne es un mero instrumento para reflexionar y denunciar el papel de la mujer de la época, la escasa independencia que gozan, el castigo por culpa de otros, el funcionamiento de la Iglesia como empresa o el inmovilismo de la sociedad. La protagonista es el reflejo de la Juana de Arco interpretada maravillosamente por Renée Jeanne Falconetti, la cual se mostraba fiel ante Dios aunque los propios siervos de él la torturaran por brujería. A Simonin, no la perdonan que haya pedido cancelar sus votos porque no puede vivir lejos de la vida mundana. Pero, ¿son todos así? No, esta película demuestra que su crítica no va hacia la religión en general, pues como se muestra muchas veces, tienen gente de bien dentro de la Iglesia y que no merecen ser metidos en el mismo saco que los otros. Es una denuncia hacia el fanatismo, que se aprovecha de los más débiles para lavarles la cabeza.

Guillaume Nicloux propone un estilo frío, lento y tan macabro que nos hace preguntarnos qué habría pasado si esta historia la hubiera rodado una mente tan perversa como la de Michael Haneke. La morosidad del relato se puede ver como un acercamiento hacia la vida tranquila y silenciosa que tienen las monjas. Pero lamentablemente esto hace que acabe en el aburrimiento en muchas partes de la trama. Una narración demasiado lineal y que abusa de los cortes bruscos y los planos contra planos. El interés de la misma viene sostenido, sin ninguna duda, por la magnífica actuación de Pauline Etienne, que debutaba con este título aunque en España ya la vimos anteriormente en Edén. Es un personaje contenido -nunca explota del todo aunque sí pierde un poco los nervios en más de una ocasión-, y donde de verdad tiene su lucha es en su interior. Acepta los castigos pero se mantiene fiel a sus ideales. Es un alma inquebrantable cuyo único pecado es el de haber sido una hija nacida de una aventura amorosa de su madre con un desconocido. Así, al igual que Jesus, Suzanne es una heroína cuya fuerza radica en su sufrimiento.

Tampoco debemos olvidarnos de Isabelle Huppert, que toma el papel de la tercera Madre Superiora, y que aparece casi en el último tramo de la película. Hace difícil no pensar en el personaje que representaba en La pianista, de Haneke. Al igual que allí, Isabelle es una depravada que se llega a enamorar perdidamente de Suzanne y con la que tiene más de un forcejeo para acercarse carnalmente. El duelo interpretativo llega a ser lo más destacable aunque no se acerca al mismo nivel de dramatismo que las partes de las humillaciones.

Así pues, La religiosa es una obra tan interesante como irregular pero que sirve para poner a descubierto una historia que pueden no conocer los mas jóvenes.

¿Hola? Nos podrias regalar un "Me gusta"